Aceite de Argán ¿Qué es?

Árbol y fruto de Argán

Es uno de los aceites de belleza más raros y preciosos, obtenido del procesamiento artesanal de las semillas de la espinosa argania, un arbusto que crece sólo en la región del Souss de Marruecos, zona protegida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Recogidas a mano por las mujeres bereberes, las semillas son prensadas en frío para mantener las propiedades del aceite de argán, naturalmente rico en vitamina E y vitamina A, antioxidantes que frenan la formación de radicales libres, ayudando a mantener la piel joven y fresca.

Es perfecto para contrarrestar la formación de arrugas, masajeado en la cara y el contorno de los ojos da inmediatamente una sensación de bienestar y ligereza, dando un aspecto fresco y brillante, quedando inmediatamente lista para el maquillaje. Además de ser ampliamente utilizado como agente natural antiarrugas, el aceite de argán mantiene la piel tonificada e hidratada, gracias a la presencia de varios ácidos grasos esenciales, como los fitoesteroles, el escualeno, los polifenoles y el omega 6, que aumentan la producción de colágeno y mantienen las fibras elásticas.

En comparación con otros aceites, el aceite de argán hidrata la piel sin engrasarla, porque se absorbe rápidamente, penetrando en las capas más profundas sin dejar rastros, por lo que también es recomendado para los hombres, que pueden aplicar el aceite de argán en la cara antes y después del afeitado. Una mascarilla de aceite de argán en el cabello lo hace sedoso y brillante, nutre y refuerza el cabello seco y agrietado sin apelmazarlo, mientras que al masajear el cuero cabelludo elimina la caspa y el picor.

Su rápida absorción y su suave aroma lo convierten en un aceite corporal ideal, independientemente si es hombre o mujer o la edad que tengas, tanto para mantener la piel elástica y tonificada como para dar beneficio y alivio a muchos problemas de la piel, como las quemaduras, la irritación, el eccema y la psoriasis. También puedes usar el aceite de argán para un masaje relajante y saludable, durante el embarazo para prevenir las estrías, o usarlo caliente para aliviar las contracturas.

Beneficios y Propiedades del aceite de Argán

Sol, altas temperaturas y arena transportada por el viento: desde la antigüedad, los pueblos del norte de África han explotado los increíbles beneficios y propiedades del aceite de argán para proteger su piel del implacable clima desértico.

Obtenido a partir del procesamiento artesanal de las semillas del argán, que sólo crece en Marruecos, también se le apoda «oro del desierto» porque es extremadamente raro y precioso; de hecho, se necesitan 87 kilos de bayas para producir un litro de aceite puro. Para mantener intacta su composición bioquímica y obtener un producto de excelente calidad, el aceite de argán se procesa mediante el prensado en frío de las semillas, un proceso antiguo llevado a cabo por las mujeres marroquíes utilizando una piedra de molino.

La rareza y la complejidad del procesamiento justifican el valor material, pero lo que hace que el aceite de argán sea tan buscado por las industrias cosméticas, son sus propiedades intrínsecas, que lo convierten en un ingrediente casi mágico para la belleza y el cuidado del cuerpo.

Elegir el aceite de argán puro significa dar a su piel una nutrición e hidratación natural, gracias a los ingredientes activos capaces de actuar en profundidad para dar un alivio y una protección sin igual.

Aceite puro de Argán

Vitaminas y ácidos grasos: las ricas propiedades del aceite de Argán

La vitamina E, la vitamina A, así como varios ácidos grasos esenciales, incluidos los fitosteroles, el escualeno, los polifenoles y el omega-6: imposible que una crema creada en el laboratorio coincida con una fórmula tan rica y completa. El aceite de argán se considera un antiarrugas natural, su composición es rica en antioxidantes, que contrarrestan la formación de radicales libres responsables del envejecimiento, y en sustancias hidratantes, que aumentan la producción de colágeno y mantienen las fibras elásticas, ayudando así a la piel del rostro a mantenerse fresca y joven con el paso del tiempo.Mujer con crema de argan

Los ácidos grasos insaturados hacen del aceite de argán un excelente emoliente natural que, actuando en las capas más profundas de la epidermis, lo hace suave y elástico sin engrasarlo ni dejar manchas y residuos. En comparación con otros aceites vegetales es sin duda más práctico y versátil; el aceite de oliva, por ejemplo, aunque también es rico en vitamina E, deja la piel pegajosa durante mucho tiempo después de su aplicación, lo que hace imposible vestirse o maquillarse. Por el contrario, el aceite de argán se absorbe rápidamente, dejando como único rastro una piel suave y sedosa.

Aplicado sobre la piel delicada, el aceite de argán ayuda a calmar la inflamación y el picor debidos a alergias o problemas de la piel, tanto es así que es cada vez más utilizado y recomendado por dermatólogos y médicos estéticos. El aceite puro también se recomienda en casos de enfermedades dermatológicas, como el eccema y la psoriasis, ya que deja la piel delicadamente hidratada, sin obstruir los poros ni impedir la transpiración. Al igual que el aceite de almendra dulce, el argán también puede utilizarse en pieles propensas a reacciones alérgicas, sin embargo, además de no contener alérgenos, tiene un contenido nutritivo mucho mayor.

Al ser un producto completamente natural, también puede ser utilizado por aquellos que necesitan cuidados especiales, como los bebés, los niños pequeños y las mujeres embarazadas.

Cómo usar el aceite de argán

Versátil y generoso, el aceite puro de argán puede ayudar a mantener la piel de todo el cuerpo fuerte y saludable, contrarrestando las estrías y el daño solar, sin embargo, los masajes son sólo una de sus muchas aplicaciones posibles.

Unas pocas gotas suavizan las manos y preparan las uñas para la manicura. Cuando se aplican al cabello, ayudan a hacerlo brillante, suave y ligero, fortaleciendo las puntas secas y partidas.

El argán puro y de alta calidad, al ser un aceite, no necesita ningún conservante, para mantener sus propiedades a lo largo del tiempo basta con conservarlo en un lugar fresco y seco, dentro de recipientes de vidrio ámbar que lo protejan de los rayos solares.

Los usos del aceite de argán son muchos, pero la aplicación es siempre la misma: frotar unas pocas gotas de argán en la piel o el cabello, a menudo húmedo. Aplicándolo en lugar de la crema, puedes masajearlo sobre la piel aún húmeda después de lavarla: su función seborreguladora, hidratante y antibacteriana deja la piel lisa, limpia y suave.

Si lo aplicas sobre el pelo húmedo, es importante hacerlo desde las raíces hasta las puntas, envolviendo una toalla alrededor de la cabeza durante el mayor tiempo posible, lo ideal es hacerlo trabajar en profundidad en el pelo toda la noche antes de enjuagarlo y lavarlo con un champú normal.

Si lo usamos en lugar de acondicionador, lo ponemos en las puntas húmedas y lo dejamos actuar durante unos minutos y luego lo enjuagamos: bastan unas pocas gotas, no exageremos para no obtener un efecto graso. Si en cambio lo usamos como hidratante para el cuerpo, sólo tenemos que pasar un poco después de la ducha, sobre la piel ligeramente húmeda, insistiendo en las zonas donde la piel está particularmente seca o en las partes donde tienden a aparecer estrías. Finalmente, unas pocas gotas de aceite de argán masajeadas en las uñas ayudan a mantenerlas fuertes y saludables sin descamación.

El aceite de Argán en la alimentación

El aceite de argán en Marruecos se utiliza principalmente como condimento para alimentos, aunque la formulación y producción del aceite cambia si se utiliza para uso alimentario. Sin embargo, se utiliza de manera similar al aceite de oliva extra virgen, especialmente para condimentar los derivados de los cereales, como el pan o el cuscús, pero también como ingrediente de los dulces típicos bereberes.

Utilizado en la cocina, casi puede actuar como una alternativa al aceite de oliva, que contiene varias moléculas útiles para el bienestar del cuerpo. Es rica en antioxidantes, especialmente en tocoferol, y es una buena grasa, que no daña el corazón ni los vasos sanguíneos debido a su alta cantidad de grasas insaturadas. Utilizada como condimento, puede ayudar a prevenir las enfermedades cardiovasculares y a reducir sus síntomas, especialmente en los casos de colesterol alto y diabetes.

Según un estudio realizado en 2009, el consumo habitual de aceite de argán podría corregir los daños de una dieta rica en azúcar al reducir la resistencia a la insulina.

Por último, el aceite de argán tiene un gran poder antioxidante y ayuda a combatir el estrés oxidativo, previniendo la aparición del cáncer.

Cuscus con aceite de argan